Quinina: saber lo que comemos (y bebemos)

Todos (al menos los mayores de edad) hemos caído en las modas. Incluso en el mundo bebida. Por eso, todos hemos probado un Gin Tonic alguna vez. Hoy, nos centramos en la parte tonic del combinado.

quinina

Quinina

La tónica es un refresco carbonatado saborizado con quinina, que da un toque amargo.

La quinina es un alcaloide que se extrae de la corteza del árbol de la quina, que son varias especies pertenecientes al género Cinchona, y tiene propiedades tónicas (de ahí el nombre del refresco, no fueron muy originales), digestivas y nerviosas, antipiréticas, analgésicas y antipalúdicas.

A fines del siglo XIX, en la India, los ingleses observan que la gente del lugar tenía un brebaje natural y estimulante y con propiedades digestivas. Sin embargo, era muy conocido ya en sudamérica se conocían las propiedades de estos árboles. En algunos países latinoamericanos recibe el nombre de aguaquina o agua quinada.

 

quinina

Industria

En el brebaje original, los ingredientes principales eran extracto de Quassia amara y quinina. Al volver a Londres elaboran un refresco con esas características y además burbujeante. Ese fue el punto de partida que les llevó, de nuevo, a crear una bebida con orientación medicinal.

Empezó al añadir quinina al agua carbonatada como medida de profilaxis contra la malaria. Su consumo inicial se limitaba a las colonias inglesas de las zonas tropicales de Asia y África; pero luego se extendió por todo el mundo. Como el sabor de la quinina es muy muy amargo (más que el culo de un pepino), se añade azúcar y ácido citrico, y se mitiga algo ese sabor propio.

Ha llegado a sintetizarse por completo en 1944, pero ni el costo ni la calidad pueden competir, a día de hoy, con la quinina de origen natural.

Hoy en día, algunas “tónicas” empiezan a sustituir la quinina por otros productos, ya que, en exceso, la quinina (como todo) puede resultar perjudicial para la salud (el veneno está en la dosis, dijo Paracelso). En el ámbito comercial, esto está controlado por diversas legislaciones, unas más estrictas que otras, pero que en todo caso mantienen las dosis de quinina en la tónica muy por debajo de los márgenes terapéuticos.

Así que, beber mucha tónica no te va a curar la malaria, pero sí que te va a ayudar a acompañar de la mejor manera posible un buen copazo de buena ginebra.

Contra la Malaria

La quinina es el isómero levógiro de la quinidina, una más potente, pero más tóxico, antipalúdico. Se utiliza para tratar las cepas resistentes a la cloroquina de Plasmodium falciparum

El mecanismo exacto de la droga de acción antiprotozario (la malaria la produce un protozoo, transportado en el mosquito Anopheles) en el tratamiento de la malaria no se entiende completamente. Sí se sabe que la quinina se concentra en los eritrocitos parasitados y tiene una acción esquizonticida. La quinina eleva el pH de vesículas ácidas parasitarias y puede alterar el transporte molecular y la actividad fosfolipasa.

La quinina no proporciona una cura para la malaria, ya que no es eficaz contra las formas exoeritrocíticas del parásito.

malaria

Contra los Calambres

Actividad antimiotónicos ocurre a través de la acción directa sobre la fibra muscular, aumentando el período refractario. También disminuye la excitabilidad de la placa motora, lo que reduce la respuesta a la estimulación nerviosa repetitiva.

La quinina también afecta a la distribución de calcio dentro de la fibra muscular, por lo que es ampliamente utilizado para el alivio eficaz de los calambres nocturnos en las piernas.

La quinina produce efectos cardiovasculares similares a los de la quinidina, pero los niveles de dosificación orales normales tienen poco efecto en pacientes sin disfunción cardiaca. La administración intravenosa ya no se utiliza en los EE.UU., pues puede producir hipotensión severa.

Fluorescencia

Bajo las luces de discoteca, los gin-tonics brillan. Emiten luz. Luz azul. Y no, no es radioactivo.

Lo que ocurre es que la quinina presente en el agua tónica absorbe la luz ultravioleta (emitida por las luces de las discotecas), que no somos capaces de ver, y se excita al modificarse la estructura electrónica de la molécula. Como tiende a volver a su estado orginal, emite posteriormente luz blanco-azulada, que sí podemos ver, haciendo desaparecer el fenómeno de fluorescencia.

La determinación de quinina en tónica se determina por este mismo proceso, por espectrofluorimetría. A mayor cantidad de quinina, mayor intensidad de luz emitida por la tónica.

 

0

Adán Correa Álvarez

Fan del gato de Schrödinger. Quiero una nariz superlativa. En esta casa se siguen las reglas de la termo. Dinámica. A veces me hacen falta subtítulos. Complejo. Graduado en Ciencias Químicas porque me gustaba la Investigación. Ahora Investigo cómo encontrar trabajo con las Ciencias Químicas. Mientras tanto, divulgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Facebook
Facebook
Instagram
LinkedIn