Octopussy: el pulpo y las drogas

¿Qué pasa cuando a un pulpo le damos drogas? Pues, aunque no lo parezca, resulta que lo que pasa es, que nos da pistas sobre las conexiones neuronales humanas.

Pues droguemos con metanfetaminas a los pulpos…

Estamos drogando un pulpo
Estamos drogando un pulpo (en dosis no tóxicas)

¿Qué es el MDMA o éxtasis?

El éxtasis es una metanfetamina. Es una droga que induce a la empatía. Puede crear euforia, apego y disminución de la ansiedad. Produce pérdida de timidez. Vuelve al individuo extrovertido. Da una sensación de alegría absoluta e hiperactividad. Y da lugar a una pérdida parcial del sentimiento de dolor físico.

Algunos estudios médicos han hallado algunos beneficios terapeúticos moderados (para ciertos trastornos mentales). Pero su uso a largo plazo se asocia a efectos adversos, como neurotoxicidad y deterioro cognitivo.

En los 70’s se empezó a usar como droga recreativa y como fármaco en psicoterapia. La sustancia se fue ilegalizando a nivel internacional. Actualmente poseer MDMA está prohibida en la mayoría de países del mundo. Con excepciones para la investigación científica y médica.

Como curiosidad, en la literatura científica se describen 20 procedimientos de síntesis, de los que 7, son los más utilizados para su elaboración clandestina.​

El más sencillo el que parte directamente de la 3,4-metilenodioxifenil-2-propanona. Es un saborizante e ingrediente para la fabricación de perfumes. A partir de la MDP2P) se puede fabricar MDMA mediante una simple reacción química.

Se puede sacar droga casi desde cualquier cosa
Se puede sacar droga casi desde cualquier cosa

Este precursor se puede obtener del safrol. Este es un aceite esencial que se extrae de ldiferentes árboles, de la nuez moscada, el perejil, la vainilla, y como bien indica su nombre, del azafrán (azafrán, en ingñes es saffron).

El Pulpo, un Ser de Mírame y No me Toques

Se uso para el experimento la especie de pulpo Octopus bimaculoides. Estos invertebrados reparten la mayor parte de su tiempo escondiéndose o buscando comida. Son animales asociales. Incluso los machos y las hembras se rehuyen, hasta que su reloj biológico les dice que es hora de tener crías.

Esto es así, hasta que son drogados con MDMA. En estado alterado de conciencia, los cefalópodos se comportaban de manera similar a los humanos bajo el mismo estado. Se abren a los demás. No se van de cafés o de copas, obviamente, pero sí que son menos reacios al contacto físico entre ellos. Actúan como personas ansiosas por socializar.
Gül Dölen es una Doctora y profesora adjunta de neurociencia en la prestigiosa Universidad Johns Hopkins que ha participado en el paper y que dice literalmente que era como ver “un abrazo de 8 brazos”.Se sabía que el MDMA activaba el comportamiento social en humanos y ratones, pero nunca se había observado en invertebrados, cuyo sistema nervioso es significativamente diferente.A pesar de los 500.000 años de evolución que nos separan, parece ser que la serotonina (causante del buen ánimo, la regulación del sueño, el deseo sexual y de las capacidades sociales) se transporta por las mismas proteinas, que se generan a través del código genético. Son las mismas a las que se une el MDMA. Estas proteinas son un 50-60% iguales a las humanas, y el gen se conserva.

 

¿Para qué sirve ver abrazarse a los pulpos?

Siempre se ha relacionado el comportamiento social y el desarrollo de apego y emociones al ser humano… ¡ERROR! Desde hace ya un tiempo, los científicos han descubierto en gusanos, abejas o cangrejos diferentes comportamientos socialmente complejos. Este experimento con los pulpos sólo confirma que estas actividades están en nuestro ADN, que viene determinado desde hace milenios, y que está íntimamente ligados a la serotonina y otros neurotransmisores.

El Experimento Paso a Paso

En el experimento se usaron 5 pulpos. Estos se sumergían en una pecera con 3 celdas. La primera tenía un Stormtrooper de juguete que nunca habían visto. La segunda, la del medio, es donde se situaban los pulpos. La tercera contenía otro pulpo enjaulado.

Tanto machos como hembras se sentían más atraídos a estudiar la novedad del juguete que a su congéneres. Si tocaban la otra celda, era tanteándola con uno o dos tentáculos y apenas la inspeccionaban tímidamente. Sin embargo, bajo el efecto de las drogas, inspeccionan la celda del otro pulpo con más tranquilidad.

También se descubrió que era más fácil que exploraran el área (tanto machos y hembras) si la enjaulada era otra pulpo hembra.

Existe una duda. Aún no está claro si estimula más su predisposición social o su apetito, ya que a veces, los pulpos tienen comportamientos caníbales. Puede que el MDMA haga que el otro pulpo huela más como comida, al aumentar el apetito.

Lo más probable es que el circuito nervioso y los neurotransmisores necesarios para el comportamiento social debe existir, pero se suprime la mayor parte del tiempo. Sólo se activaría en época de apareamiento.

Desde el punto de vista de los investigadores, los pulpos y los humanos no tienen las mismas regiones cerebrales, pero que tengan los mimos genes que permiten que el MDMA se una significa que la información celular y molecular sera más útil.

 

0

Adán Correa Álvarez

Fan del gato de Schrödinger. Quiero una nariz superlativa. En esta casa se siguen las reglas de la termo. Dinámica. A veces me hacen falta subtítulos. Complejo. Graduado en Ciencias Químicas porque me gustaba la Investigación. Ahora Investigo cómo encontrar trabajo con las Ciencias Químicas. Mientras tanto, divulgo.

2 comentarios sobre “Octopussy: el pulpo y las drogas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Instagram
LinkedIn