Cuando se vaya la Luz, enciende Fuegos Fatuos

La vida está llena de misterios y preguntas sin resolver. ¿A dónde voy? ¿De dónde vengo? ¿Por qué corro cuando llueve si también cae agua delante mía?

Otra de esas preguntas es… ¿se aparecen los espíritus de los fallecidos entre luces fantasmales en los cementerios? ¿Y por qué entonces se aparecen también en bosques y lagos?

Cementerio
Cementerio

Los fuegos fatuos, nombre por el que se conoce este fenómeno de luces frías que se aparecen de noche, son un fenómeno que se reproduce en todo el mundo. Desde Europa a Asia. De Africa a Oceanía. Del Norte al Sur del de América. Se suele dar en cementerios. Pero también en pantanos, bosques y lagos. Y tiene sentido el porqué.

Los que han sido testigos del fenómeno afirman que no emiten calor, que se alejan cuando uno se acerca y que sus colores oscilan entre el azul y el amarillo. Las diferentes culturas los relacionan con los espíritus, los elementales del fuego (que se llaman salamandras, pero no son los anfibios que todos conocemos), demonios y hadas. Pero nada más lejos de la realidad.

Los lugares donde se dan y las propiedades que se les atribuyen, se corresponden totalmente al comportamiento de ciertos gases emitidos por la descomposición de restos orgánicos y organismos bioluminiscentes relacionados a estos restos.

Principalmente se debe a 3 compuestos químicos, dos de ellos gaseosos. El metano (CH4) y la fosfano (PH3), y toda la familia de fosfinas orgánicas. Estos compuestos se oxidan en contacto con el aire y en determinadas condiciones. También los vapores de fósforo y las sales de calcio de restos orgánicos producen quimioluminiscencia.

En el Señor de los Anillos Gollum explica este fenómeno:

Tooodos muertos. Tooodos putrefactos. Elfos, hombres y orcos. Hace mucho, gran batalla en la ciénaga de los muertos. Siíí. Si, sí. Ese es su nombre. Por aquí… No seguir las luces. ¡Cuidado ahora, o los hobbits se hundirán para unirse a los muertos. Y se convertiran en diminutos cirios.

Ciénaga de los Muertos
Gollum ejerce de Guía Turístico por la Ciénaga de los Muertos con un grupo de Turistas Hobbits

El químico Luigi Garlaschelli, especializado en estudiar fenómenos extraños y/o milagrosos (como la sangre de santos que se licua en determinadas épocas o la Sindone de Turin) llevo a cabo un experimento de laboratorio para reproducir estos fenómenos. Se produjeron en una mezcla de aire, metano y fosfina unas llamas frías similares a las que se encuentran en las leyendas, con la excepción del color, que era de un color verduzco. Y sin producir dichas luces ignición alguna.

Este color, si bien no es ajeno a los mitos, no es el más detallado en la literatura. Añadiendo diferentes cantidades de estos componentes encontrados en la naturaleza y producto de la descomposición, consiguio cambiar de colores. También comprobó que no emitía humo.

Los bosques deberían arder en la presencia de estos fuegos fatuos, ¿por qué no queman estas luces? Porque, igual que en la zona azulada de la llama de las velas, estos gases producen una combustión a baja temperatura. Por eso es que se denomina llama fría.

Las llamas frías son típicamente azuladas en color y generan poco calor. Las llamas frías pueden ocurrir con una amplila variedad de compuestos. Se incluyen hidrocarburos, alcoholes, aldehídos, aceites, ácidos y ceras.

Zonas de una Llama
Zonas de una Llama

La gran imaginación de las diferentes culturas siempre ha unido estos fenómenos de fuegos fatuos a presencias. Así los yurei japoneses van acompañados de bolas luminosas azules. Los bosques y pantanos europeos están llenos de “hadas”. Y de espectros que la leyenda atribuye a niños desencarnados o a espíritus condenados por sus actos en vida.

fuegos fatuos

0

Adán Correa Álvarez

Fan del gato de Schrödinger. Quiero una nariz superlativa. En esta casa se siguen las reglas de la termo. Dinámica. A veces me hacen falta subtítulos. Complejo. Graduado en Ciencias Químicas porque me gustaba la Investigación. Ahora Investigo cómo encontrar trabajo con las Ciencias Químicas. Mientras tanto, divulgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Instagram
LinkedIn